Búhos de mascotas - No tan di-buuh-rtido

Ian Somerhalder Foundation

Podemos encontrar búhos y lechuzas de todos los tamaños y colores. Tienen unos ojos increíbles, plumas sedosas y transmiten un aura de inteligencia. Cualquier persona que no conozca lo suficiente sobre estas aves puede pensar que son las mascotas ideales. Por el contrario, tener de mascota a una lechuza no es precisamente la mejor idea del mundo.

Si bien estas mascotas existían antes de “Harry Potter”, fue la popularidad de la secuela la que incentivó a la gente a tener búhos y lechuzas como mascotas. En el Reino Unido, numerosas agrupaciones que rescatan animales salvajes, santuarios de lechuzas y otras organizaciones involucradas en el cuidado de estas aves recibieron cientos de consultas de padres buscando búhos para sus hijos. El pedido más recurrente, como pueden imaginarse, fue el de una lechuza como Hedwig, la mascota de Harry Potter. Estas organizaciones, junto a J.K. Rowling, remarcaron que los búhos y las lechuzas no son mascotas, sino animales salvajes. Son predadores nocturnos muy solitarios y pueden llegar a ser muy peligrosos.

Desafortunadamente, en el Reino Unido las leyes reguladoras de la reproducción y la comercialización de búhos y lechuzas son casi nulas. Cualquiera puede criar una lechuza y venderla siempre y cuando sea cría de aves en cautiverio. Sin embargo, incluso esta ley es fácil de esquivar según me contaron recientemente los miembros del Santuario de Lechuzas de Gales del Norte (North Wales Owl Sanctuary). Resulta que las condiciones de cría de estas aves son a menudo parecidas a las de otros animales que conocemos mucho mejor, los cachorros de perro. Me han dicho que, debido a la demanda de búhos y lechuzas en el Reino Unido, muchas especies no autóctonas están siendo importadas y categorizadas como descendientes de una pareja de aves en cautiverio, cuando en realidad son hijas de aves salvajes capturadas. Así es la historia de Gandolf, una pequeña lechuza india que tuve el honor de conocer. Gandolf llegó al Reino Unido cuando era un pichón y fue vendido como mascota antes de llegar al santuario. Gandolf es muy pequeño y completamente adorable, pero sigue siendo un animal salvaje. Desgraciadamente, Gandolf no podrá vivir libremente en su hábitat ya que las lechuzas nacidas en cautiverio nunca aprenden realmente a ser lechuzas. En la actualidad, el trabajo de Gandolf es viajar con el Santuario de Lechuzas de Gales del Norte educando a la gente sobre la necesidad de cuidar a estas aves para evitar su extinción y por qué no deberían ser adquiridas como mascotas.

Afortunadamente, Gandolf ha tenido la suerte de haber encontrado un lugar seguro y cómodo donde vivir. Muchos dueños liberan a sus búhos y lechuzas cuando se cansan de invertir tiempo y dinero en su cuidado. La mayoría de estas aves morirán de hambre y víctimas de otros peligros. En el Reino Unido es ilegal liberar lechuzas cautivas sin una licencia. De todos modos, al no haber un registro de las aves cautivas, es casi imposible aplicar esta ley.

El Santuario de Lechuzas de Gales del Norte afirma que al menos el 85% de las especies de estas aves están en peligro de extinción. La mayoría de ellas han entrado en esta categoría de especies amenazadas durante los últimos 50 años, debido a la actividad humana. Si te gustan las lechuzas y los búhos y quieres encontrar una manera de ayudarlos, hay algunas cosas que puedes hacer. La mejor manera de tenerlos como “mascota” es encontrando un buen santuario donde puedas adoptar un búho o lechuza e ir a visitarlo a menudo. Al adoptar una lechuza, tu ayuda le garantiza una vida de calidad aunque no pueda vivir en su ambiente natural y además, la proteges, ya que se están volviendo cada vez más raras.


Otra manera de ayudar a estas aves es construyendo un nido. Un ponedero seguro y a salvo animará a las lechuzas a ocuparlo y poner huevos. Los búhos y las lechuzas son excelentes huéspedes de cualquier propiedad ya que son un método natural de control de roedores y otras “plagas”, sin la necesidad de utilizar pesticidas dañinos y venenos. Para aprender a construir una pajarera, visita el Centro de Lechuzas del Granero de Gloucestershire (The Barn Owl Centre of Gloucestershire *página sólo en inglés) donde encontrarás instrucciones para crear una pajarera y otros consejos para que tu zona sea apta para estas aves.

Envía un tweet a @ISFYOUTH1 para hablarnos de los búhos y lechuzas.

Adopta un búho o una lechuza en el Reino Unido: The Wildlife Trusts*; The North Wales Owl Sanctuary* ; The World Owl Trusty Avon Owls* son sólo algunas de las opciones disponibles.

También en los EE. UU. cuentas con muchas posibilidades. Intenta encontrar un santuario local, como por ejemplo el The Avian Recondition Centerde Florida.

Desde cualquier lugar del planeta es posible adoptar un búho o lechuza a través del World Wildlife Fund*

Si deseas que el Santuario de Lechuzas de Gales del Norte visite tu escuela, contáctalos aquí*

Escrito por Siun

La Fundación Ian Somerhalder desea empoderar, educar y colaborar con gente y proyectos para impactar de forma positiva en el planeta y en sus criaturas. Queridos lectores, por favor recuerden que este artículo está sujeto a nuestros términos y condiciones (sólo en inglés).

*N. del T.: En la medida de lo posible intentamos indicar vínculos hacia páginas con información en español, pero en algunos casos no existen o bien el sitio hermano correspondiente no incluye la misma información. SI fuera necesario, pide ayuda a otras personas para consultar las páginas en inglés. No queremos que te desanimes si no consigues leer o entender las páginas a las que dichos vínculos redirigen.